Consumo de imágenes

Performance, projects, Proyectos artísticos /art projects

Una gran mayoría de los ciudadanos que viven en Madrid utilizan el
metro como transporte diario. Esto lleva a las empresas publicitarias a reclamar
la atención del público en espacios tan transitados como este.
Los individuos mantienen una relación cotidiana con la publicidad, la cual
comprenden, hablan de ella, y además consumen.
Sin embargo, cuando se trata de obras de arte, estas están guardadas en
espacios exclusivos que son menos accesibles y que provocan una intención
por parte del espectador de ir a visitarlos. Pero si la publicidad se nos puede
acercar a cualquier circunstancia que nos encontremos, por qué no el arte.
Voy a realizar una acción que he llamado “Consumo de Imágenes” y va
a consistir en el reparto de imágenes de carácter artístico en un ámbito dedicado
a la publicidad. Donde el medio es la salida de una estación de metro,
el soporte es el formato de tarjetas publicitarias mientras que el desarrollo
de la obra, la idea y el concepto provienen del ámbito artístico.
Esta intervención que voy realizar parte de la búsqueda de la dimensión
crítica de aquellos receptores que ponen por delante el experimento y
no la experiencia. Es decir, no se dejan llevar por la fatiga de la rutina, y elaboran
un pensamiento libre que les va a permitir disfrutar la imagen: consumirla
a ella misma.Es cierto que la imagen no actúa en soledad, el receptor
está condicionado por el contexto, valores, recuerdos,… filtros que se interponen
entre él y la imagen. Y con más fuerza, además, porque el receptor no
es consciente de estar participando de una acción artística.
Mi intención es que ese deseo que provoca una imagen publicitaria sea provocado
también con la imagen que reparto. Pero que no sea saciada con la compra
de un producto, sino con la reacción ante la propia imagen. Incluso un
deseo perdido, falso, o ninguna atención hacia esta serían reacciones interesantes.